CUATRO PRÁCTICAS ARTÍSTICAS CONTEMPORÁNEAS  EN EL ESPACIO PÚBLICO TIJUANENSE.

PRESENTACIÓN:

La motivación que generó esta iniciativa de escritura y documentación surgió del trabajo que realicé en la región de las ciudades de Tijuana, Baja California en México y las ciudades de San Diego y Los Ángeles en California, Estados Unidos, a lo largo del período de los años 2005 al 2011. Mi labor se desenvolvió en el campo de las artes visuales, específicamente en el desarrollo de proyectos de índole colaborativa, explorando “nuevos géneros” de arte en espacios públicos 1. Gracias a que me sumé a un grupo muy activo de productores culturales en la región pude mantener un diálogo continuo que involucró la organización de proyectos, foros, pláticas, residencias, seminarios y publicaciones que podrían englobarse bajo la figura del conversatorio.

La intención de usar dicha figura me es útil para enmarcar los intereses que serán expuestos a continuación y que serán revisados en los expedientes de los artistas presentados en esta investigación. El entender las obras, o más bien los proyectos artísticos, como conversaciones implica una valoración del diálogo por sobre otros aspectos, por ejemplo, los estético-formales. El diálogo, es para mí, no sólo el intercambio de ideas, opiniones y dudas sino que es una plataforma para la generación de iniciativas  abiertas a la interacción, es decir, detrás de la conversación—o implícita en ella—se encuentra la acción participativa como recurso de creación e incidencia en el contexto.  En el gesto de la interlocución se encuentra el germen para una acción colectiva, buscar dialogar con otro es ya el inicio de algo más que palabras. El dialogo de iguales, en lugar del dialogo con uno mismo o de uno con un objeto, nos puede permitir trascender nuestra subjetividad, compartirla y transformar lo que nos es común.

 

Regresando a los detonadores esta investigación, éstos pueden localizarse en mi proceso de formación en la maestría de artes visuales de la Universidad de California, San Diego. Bajo la tutela de los profesores Teddy Cruz y Ricardo Dominguez poco a poco fui construyendo una red entre individuos, grupos, colectivos, asociaciones civiles, proyectos independientes, instituciones públicas y privadas en ambos países. Puedo afirmar que fueron las conversaciones y los diálogos establecidos con/entre todos estos interlocutores, los que a mediano y largo plazo produjeron la plataforma y el material que me permitió desarrollar un marco conceptual y humano que sostiene los proyectos e indagaciones de todos estos años.

Un aspecto fundamental de estos intercambios fue la apertura hacia diferentes campos de conocimiento que se alejaban de las disciplinas tradicionales con las que me formé en mi juventud en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la U.N.A.M. Mi visión academicista de las disciplinas “artísticas” de la escultura, la pintura, el grabado fue reemplazada por las aportaciones de maestros y mentores, compañeros y amigos que incluían al urbanismo, la arquitectura, la sociología, la etnografía, la ingeniería, la producción cinematográfica, el activismo y   la gestión cultural. Es por ello que mi selección de artistas, además de responder al vínculo subjetivo de la  amistad, también se guía por un deseo de apertura al diálogo con otros campos de conocimiento, para dejar a un lado el solipsismo del estudio, los ecos de las pisadas sobre el mármol del mausoleo y los gestos de aburrimiento de los guardias de seguridad.

L@s productor@s presenta@s en la presente investigación no provienen de una formación en las artes, salvo el caso de Omar Pimienta, por el contrario, conforman una interesante combinación de saberes: arquitectura-diseño-urbanismo, herrería-estudios latinoamericanos- poesía-artes visuales, sociología-trabajo social-fotografía y activismo-ingeniería-diseño-educación-tecnología.

Es interesante para mí traer a colación los conceptos de interdisciplina y transdisciplina, que son retomados por Omar Pimienta e Ingrid Hernández en sus entrevistas, para apuntar que sorprendentemente siguen sin ser populares o respetados en los campos de las ciencias sociales y mucho menos en las humanidades. A pesar de que podemos estar familiarizados con el entrecruzamiento de la bioquímica, pocos quieren decir que son artivistas o que practican un híbrido entre sociología y arte. También cabe apuntar que es muy probable que desde el discurso disciplinar de las Bellas Artes, es decir, el encuadre del siglo XIX, se descalifiquen a los practicantes de estos híbridos en pos del viejo paradigma de la estética, que vale la precaución indicar, no será abordado en esta investigación.

METODOLOGÍA

Dado que no cuento con una formación en ciencias sociales que respalde académicamente  mi investigación, decidí seguir un encuadre sencillo para mi metodología. Un cuestionario por escrito, enviado por correo electrónico, seguido por  sesiones de dialogo con l@s artistas en las que seguí el guión del cuestionario como una provocación para la reflexión. Realicé registro sonoro de estas conversaciones las cuales fueron transcritas por dos asistentes2. Las transcripciones después fueron editadas para responder a la estructura de cinco ejes de indagación. El primero se refiere a los antecedentes del productor@ (su ciudad natal, su formación académica, su educación no-formal, su historia laboral) y su relación con la ciudad de Tijuana. El segundo eje perfila el tipo de proceso que sigue el/la productor@, para hacerlo, analicé un proyecto que fuese útil para englobar aspectos fundamentales de la práctica de l@s entrevistad@s. El tercero se enfoca en la revisión de conceptos clave para entender la producción de l@s entrevistad@s y para visitar las concepciones sobre espacio público. El cuarto eje corresponde a la descripción de dos proyectos, o más en algunos casos, para asimilar los tres niveles anteriores. La descripción de los proyectos pretende lograr un entendimiento de las intenciones de l@s entrevistad@s y en algunos casos problematizar los planteamientos del proyecto de investigación.

Algo que cabe destacar sobre el tipo de interacción de estas conversaciones es que están realizadas como colega o par de l@s entrevistad@s, es decir, sin suponer ningún grado de superioridad o “expertise”. Por el contrario, traté de buscar los aspectos elementales que me parecieran clave para adentrarnos en los planteamientos de cada un@ de l@s entrevistad@s. Las conversaciones, podríamos decir, se acercan más al periodismo, aunque como ya lo señalé anteriormente, tampoco cuento con una formación en este campo.

Mi intención fue formalizar y documentar los diálogos sostenidos por algunos años ya, con l@s entrevistad@s y que recuperan algunas de las experiencias comunes del trabajo de este periodo. Este formato me permite esbozar la labor de investigación que un artista puede hacer sobre su propio campo de conocimiento (si es que acaso podemos decir que es “un campo”), que en este caso es establecer conexiones entre contextos, historias de vida, conceptos, procesos e intenciones que arrojen cierta luz, o que produzcan claroscuros, sobre temas y preocupaciones  que dialogan con otros “campos de conocimiento”.

Otro aspecto de la producción de esta investigación, que no podría indicar que es de naturaleza metodológica pero si una estrategia, es el diseño y la accesibilidad de los expedientes. En cuanto al diseño, seguí una estructura que permitiera al lector localizar fácilmente las secciones de la entrevista (semblanza, proceso, conceptos, espacio público y proyectos) de este modo uno puede navegar los textos sin necesidad de leer otras secciones. Al concluir la investigación, o presentar su estado actual, me doy cuenta de que podría ser un pequeño libro o publicación, sin embargo creo que la lógica de expedientes separados, accesibles en la red y gratuitos sigue el espíritu de muchos de los proyectos presentados, por ejemplo, el conocimiento como bien público. Además la ausencia de seriación o historiografía de los expediente permite leerlos y releerlos en el orden que se desee. Los expedientes son una suerte de bitácora de trabajo no son ensayos académicos, en este sentido, corren el riesgo de perder su vigencia rápidamente, de hecho lo han hecho, pero a pesar de ello, reflejan un momento vivido del estado de las cosas en la producción de l@s artistas presentaos así como de su compilador.

 

PRÁCTICAS VS DISCIPLINAS

Dicho lo anterior quiero destacar el uso de la palabra práctica sobre disciplina. La segunda supone un conjunto de reglas a seguir, “una” materia o área de conocimiento y evidentemente nos remite a imágenes como las de acatar órdenes, subyugar las voluntades en pos de un orden o estructura “mayor”. Práctica  también se relaciona con el seguimiento de reglas pero en cambio se relaciona con el uso cotidiano o habitual, sobresale el sentido de la aplicación de un conocimiento, de su constante “perfeccionamiento” y su condición “inacabada”. Si bien la disciplina también supone un hacer, este hacer, me parece más bien rígido y repetitivo, mientras que la práctica dada su cercanía con la cotidianidad supondría un grado de adaptación constante. En este sentido, los proyectos presentados, no siguen la lógica de “ejemplos a seguir”, parteaguas, casos ejemplares, obras cerradas o ensimismadas sino que son, desde mi punto de vista, ejercicios que en muchos casos pueden ser apropiados y practicados por otr@s.

ENTRECRUZAMIENTOS

Esta introducción pretende acentuar algunos de los hallazgos de estas conversaciones, sin embargo como lo descubrirá el lector, no existen ni tesis ni conclusiones. Esta investigación es también el resultado de “otra conversación”, una personal, con los autores de mucha bibliografía alrededor de Tijuana: catálogos de exposiciones, libros de teoría, textos curatoriales, investigaciones académicas. Sin embargo, no pretendo convertir este documento en una letanía de nombres y citas al pie de página, para muchos lectores serán obvias las referencias y conexiones, para otros tal vez no, ahí también existe riqueza, en las interpretaciones o conexiones con otros saberes: la vida cotidiana, por ejemplo. Dicho lo anterior, espero que se clarifique el punto de partida y la dinámica de lectura de estos expedientes, también es importante la aclaración, de la naturaleza parcial de estos documentos, que no cubren en absoluto la totalidad de la producción de l@s entrevistad@s sino que más bien crean acentos entre conceptos, proyectos y obras, sin arrojar conclusiones definitivas ni categorizaciones.

Lo que se teje en estas conversaciones son reflexiones en torno a conceptos vinculados a la producción contemporánea y particularmente a la de esta región. Por ejemplo, los términos autoconstrucción, movilidad, informalidad y espacio son recurrentes en casi todos l@s entrevistad@s. La cuestión de las inter y las transdisciplinas también es otro asunto abordado por tod@s l@s entrevistad@s, especialmente existe un énfasis hacia el asunto de la auto-formación o el autodidactismo 3, otra de las monedas de cambio con las que hasta ahora se sigue caracterizando a l@s productor@s culturales de la ciudad.

Ciertas figuras y metáforas circulan estas conversaciones como el famoso laboratorio social o el espacio centrifugo de intenso intercambio. Cabe destacar que conscientemente evité abordar el asunto de la frontera y más aún de lo “transfronterizo” como tema central. Esta decisión partió de asimilar la reciente aseveración de que no existe una región transfronteriza, en términos urbanos y económicos, lo que para algunos intelectuales, supondría que no existe una experiencia cultural fronteriza o transfronteriza. Evidentemente esta provocación fue tomada por algunos de l@s entrevistad@s y respondieron desde su experiencia como habitantes de este espacio, sin embargo, insisto evité por todos los medios conjurar las imágenes del arte fronterizo y post-fronterizo. Acaso me interesaba saber si al hacerlo, se podría obtener un retrato de la ciudad, la cual parece que en los últimos años emerge como un personje que se impone por sobre la vieja representación de “la frontera”.  Este fenómeno parece que ha sido retomado por un nutrido grupo de productor@s culturales que insisten en encontrar un esencialismo tijuanense, al parecer responde a un deseo de fincar linajes y construir narrativas que creen distinciones: los que son, de los advenedizos, ¿acaso sugieren o esconden la agenda de la ciudadanía de primera, segunda y tercera?. Será labor del lector hacer sus propias conclusiones, para mí, como para muchos otros, el lugar que me ocupa es el de agente en tránsito, ni juez ni juzgado, ni mucho menos soldado de las huestes redentoras de la ciudad.

 

Notas:

1. Este interés provenía de la interesante escena artística que se desenvolvió en esta región desde finales de los setenta y que alcanzó su mayor visibilidad nacional e internacional durante los años noventa y la primera década del siglo XXI. Basta decir que me encontré fascinado por la energía de este lugar, que ha sido descrita ampliamente por muchísimas personas del ámbito de la cultura y otras áreas afines.

2. En la labor de la trascripción siempre existe un grado alto de interpretación, dado que no sigo un método riguroso de la enunciación o discurso, las transcripciones se enfocaron hacia la fluidez y sencillez del lenguaje.

3. La capacidad de improvisación, caracterizada como autoformación o autodidacta,  y sus  posibilidades de respuesta ante la adversidad económica o los vacíos de poder o conocimiento no ha sido enunciada en estos textos ni como celebración sorda a las problemáticas sociales ni como problematización moral.

Ilustración de Giacomo Castagnola

Originario de Lima, Perú. Estudió arquitectura y diseño en la Universidad Ricardo Palma, en su ciudad natal. Vive y trabaja en Tijuana desde 2004, donde estableció Germen Estudio, oficina de proyectos de arquitectura y diseño.

Es en Lima donde inicia su exploración sobre “la ciudad informal”, y en Tijuana donde su investigación se enriquece con lo que Giacomo ha denominado la “experiencia arquitectónica del migrante”, desarrollada desde la posición del que carece de los privilegios de un ciudadano: el colono informal o ilegal. Para Castagnola, la observación y estudio de “la ciudad nformal” lo han llevado a identificar el principio de “no-diseño”, en el que “no hay una base para la constancia de un plan, sino que se consolida y construye entre la necesidad y las situaciones”. El no-diseño se da como proceso individual y auto-constructivo que sustituye las preconcepciones del proyecto, la planificación o el diseño. Bajo esta modalidad, cada individuo resuelve sus necesidades empleando diferentes recursos materiales y constructivos, dando como resultado patrones arquitectónicos inéditos.

En muchas partes de Latinoamérica donde predomina la pobreza extrema, el crecimiento urbano informal se manifiesta como estrategia creativa de supervivencia. Estos procesos no se presentan exclusivamente en el ámbito de la vivienda, se expanden hacia el comercio y el transporte. Los individuos tejen redes entre estos tres ámbitos, articulando microurbanismos. Sobre este término, Castagnola afirma que “una persona puede cargar su propia casa, negocio y transporte sobre el cuerpo”. Estas unidades básicas, creadas por las personas, son tácticas que dependen de la capacidad de compresión y descompresión de las mismas para ser activadas en diferentes contextos y bajo diversas circunstancias.

Los microurbanismos, en opinión de Castagnola, constituyen la nueva materia urbana. Estas infraestructuras físicas y sociales paralelas que a primera vista parecen simples interconexiones caóticas, constituyen organizaciones complejas producidas en la dinámica cotidiana de cada ciudad.

Antes de dejar al lector con la entrevista en la que Giacomo Castagnola abunda sobre los conceptos descritos arriba, me detendré en reseñar un proyecto que, en mi opinión, muestra algunas de sus principales inquietudes.

Versión completa: http://www.megaupload.com/?d=D70UQZDH

Si quieres saber más sobre los proyectos de Giacomo Castagnola consulta el siguiente link:

http://www.archivobc.org/?secc=2&now=9&a=104


Foto de Omar Pimienta

Omar Pimienta nace en Tijuana, Baja California y vive desde sus primeros días en la colonia Libertad. Toda su educación básica la cursa en su ciudad natal y es hasta la preparatoria que realiza estudios en los Estados Unidos. Es ahí donde concluye la preparatoria y posteriormente estudia en  diversos colegios comunitarios; el de la ciudad de San Diego (City College), el Mesa College y South Western College. Finalmente, es en la Universidad  Estatal de San Diego (S.D.S.U.) donde concluye la Licenciatura en Estudios Latinoamericanos. Posteriormente estudia una Maestría en Artes Visuales en la Universidad de California San Diego (U.C.S.D.).

Además de estos estudios formales, en su contexto cotidiano fue determinante el hecho de que su madre escribiera poesía de forma autodidacta.  Desde la adolescencia  es influenciado por las carreras profesionales de sus hermanos mayores: Marcos Ramírez “ERRE”, prominente artista visual en la región fronteriza de Tijuana-San Diego y  en Estudios Literarios Juan Carlos Ramírez Pimienta, investigador de literatura y culturas latinoamericanas.

Para el año de 1994 el  Centro Cultural Tijuana contacta al taller de herrería de su padre para hacer varias piezasde los proyectos de algunos artistas participantes en InSite. A partir de este trabajo, como “chalán” de herrero  en el taller paterno, despierta su curiosidad por realizar esculturas en metal soldado. Al mismo tiempo escribe cuento y poesía de forma autodidacta. La combinación de todos estos aspectos (la escuela, el trabajo en el taller de herrería, la escritura) sumados a la dinámica de creación de sus hermanos, Marcos y Carlos, devienen en el fértil escenario que fue determinante para  cimentar lo que después se convertirá en la práctica interdisciplinaria de Omar.

Los proyectos de Omar Pimienta oscilan entre la escritura, la imagen y la escultura. Sus prácticas se alimentan de diferentes fuentes: la labor anónima del artesano, el impulso catalogador del archivista,  la reelaboración de la memoria (individual y colectiva) del cronista y finalmente, la del negociador entre distintas personas e intereses.

A través de la revisión de algunos de sus proyectos, nos daremos cuenta de su interés por abrir los procesos creativos, atribuidos a las artes, hacia la apropiación colectiva. Su participación en colectivos como la Clika Photo, así como su manera de trabajar bajo la dinámica del taller artesanal, nos hablan de este interés por la labor en grupo, balanceando su posición entre creador en solitario y facilitador de procesos.

Versión completa: http://www.megaupload.com/?d=GFQGD6MM

Si quieres saber mas sobre los proyectos de Omar Pimienta consulta su página de internet:

http://www.omarpimienta.com

Fragmento de mapa de Tijuana

Ingrid Hernández, nace en Tijuana Baja California. Su percepción personal sobre la división entre el espacio público y el espacio privado estuvo marcada por el lugar de sus años de crianza: un restaurante administrado por su abuela. Este espacio señala, le  permitió conocer otras formas de vida, otros espacios y otras dinámicas.

Desde el inicio de su formación destacó su interés por trabajar con grupos sociales, especialmente con gente promotora de cambios en la comunidad. Durante la preparatoria estudió la especialidad de trabajo social. Realizó estudios de Sociología en la Universidad Autónoma de Baja California en Mexicali y de posgrado en Administración Integral del Ambiente en el Colegio de la Frontera Norte. Al concluir sus estudios trabajó en proyectos con adictos y mujeres trabajadoras de la maquila.

Posteriormente realiza derivas por diferentes zonas de la ciudad. En estos recorridos empieza a registrar fotográficamente casas habitación en  el asentamiento Nueva Esperanza, situado en el Arroyo Alamar conformado por migrantes de diferentes partes de la República Mexicana. Su interés inicial consistió en encontrar la relación entre la forma en que la gente construye su casa y el lugar de procedencia.

Los proyectos de Ingrid Hernández aunque estén divididos por nombres e identificados por cierta temporalidad son en realidad, según sus propias palabras:  “una sola búsqueda que se va extendiendo con el tiempo” .

Desde “Tijuana comprimida” hasta el proyecto de “Transición” podemos observar cómo el protagonismo de la fotografía fluctúa: aparece y desaparece en pos de la emergencia de otras voces, de otros actores.

Participemos de este diálogo provocado por Ingrid a través de sus elocuente imágenes.

Versión completa: http://www.megaupload.com/?d=QZV1PMCR

Si quieres saber más sobre la producción de Ingrid Hernández consulta su página web:

http://www.ingridhernandez.com.mx

Esquema de Dream.Addictive

Dream.Adictive fue creado por Carmen González (CG) y Leslie García (LG) en el año 2003. Es un proyecto transdiciplinario de arte y ciencia que se constituye como plataforma de producción, centro nómada de educación y red de colaboración tanto virtual como en “tiempo real”. La idea del proyecto surge hace 8 años impulsada por una doble necesidad; por un lado, la exploración con medios digitales y multimedia en internet; por el otro, la búsqueda de espacios democráticos y descentralizados en Tijuana para la producción, exhibición y distribución de proyectos de nuevos medios en las artes.

Carmen Gonzalez, nació en Tijuana, Baja California. Su formación se nutre tanto de sus estudios en Literatura en la Universidad Autonoma de Baja California como de su trabajo como diseñadora y su labor como activista. Para Carmen la comunicación y la  infraestructura son dos problemáticas que ha encontrado a lo largo de su carrera en los distintos roles que ha desempeñado como educadora, diseñadora, activista y artista. Su trabajo con grupos3 la hizo conciente de la importancia de la educación y de la función conciliadora que las artes pueden tener a difernecia de otras estrategias que confrontan más a las personas como el acivismo. Inició su trabajo con los medios electrónicos a partir de su interés por crear una novela gráfica multimedia. Para Carmen el  internet como medio y plataforma de salida, se vincula con su trabajo con grupos ya que encuentra resonancias de las mismas problemáticas:¿cómo dar salida a una serie de necesidades y demandas?,  ¿qué infraestructura hacer?,  ¿qué redes de comunicación?

Leslie García es originaria de Guadalajara, Jalisco y vivió por 10 años en Tijuana. Estudió Diseño Integral en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (I.T.E.S.O.) Su formación en diseño integral le permitió adquirir una serie de técnicas que le posibilitaron entender los procesos de las ciencias aplicadas como la computación física y la programación.  Su práctica como autodidacta comenzó a partir  de frameworks 4 como Processing y Arduino los cuales fueron diseñados para aproximaciones creativas.  Gradualmente se fue adentrando en el terreno del “ hagalo usted mismo” (Do it Yourself ) en un sentido integral desarrollando aplicaciones de software y hardware para proyectos de instalaciones, presentaciones en real time o escultura interactiva.Para Leslie uno de los aspectos más importantes de su práctica autodidacta es que le permite comprender procesos de producción y desarrollo y no solamente implementar técnicas.

Versión completa: http://www.megaupload.com/?d=7FI6F6NT

Si quieres saber más sobre los proyectos de Dream.Addictive consulta su website:

http://dalab.ws